Afinación Visual

Anteriormente les he hablado sobre un libro que estoy estudiando llamado "Aprender a Dibujar con el lado Derecho del Cerebro" de la artista Betty Edwards, en el cual se te enseña que el proceso de dibujar tiene que ver más con OBSERVAR que con la habilidad de la mano.

Parte de los ejercicios de este libro son de, como personalmente le llamo, "Afinación Visual" ya que están enfocados a la Observación a detalle y a la Calibración motora con el brazo y la mano, cosa que considero muy importante para ir activando el lado derecho del cerebro, ir despertando el potencial de un dibujante o simplemente para observar mejor y maravillarnos con el mundo a nuestro alrededor ;)

Aquí les comparto cuatro de estos ejercicios que recomiendo realizar siempre para ir mejorando sus habilidades.

Dibujo de Copas-Caras

Seguramente este lo conocen más como un dibujo de ilusión óptica, ¿es una copa o son dos caras de perfil?, bueno pues como ejercicio de dibujo, son ambas, pero el chiste esta en realizar uno de los perfiles de un lado y después copiar con exactitud el mismo perfil del otro lado, la exactitud de la simetría de la copa les indicará si se realizó bien el ejercicio.

Probablemente perdió la sensación de estar dibujando un perfil y se encontró examinando el espacio entre los dos perfiles, apreciando ángulos, curvas, entrantes y salientes, y longitudes de línea, relacionando las formas opuestas, que ahora quedan sin nombre. Dicho de otra manera, estuvo haciendo constantes ajustes en línea que dibujaba, comprobando dónde estaba y a dónde iba, examinando el espacio entre el primer perfil y la copia invertida.

¿Quieren hacer esto más interesante?, prueben haciendo la Copa Barroca y la Cara de Monstruo, dibujando el perfil de la cara mas espantosa que se les ocurra, puede ser de una bruja, un ogro o cualquier monstruo; después copien con exactitud este perfil pero del lado contrario. El nivel de dificultad habrá aumentado, pero esto les ayudará a observar con más cuidado cada detalle.


Contornos Puros

Este ejercicio sirve, entre muchas otras maravillosas cosas, para mejorar la observación a detalle, los resultados del dibujo no son importantes en cuanto a la forma, si no en cuanto a los detalles marcados, ya que refieren a los detalles observados.

Va usted a dibujar su propia mano -la izquierda si dibuja con la derecha, la derecha si es usted zurdo-. Colóquese de manera que la mano que sujeta el lápiz esté lista para dibujar sobre el papel.

Vuelva la cara en dirección contraria, mirando a la mano que tiene que copiar. Apoye la mano en algún sitio, porque tendrá que mantener la misma posición durante bastante tiempo. Va usted a dibujar su mano sin poder ver lo que está dibujando.

El mirar hacia otro lado es necesario por dos razones: primero, para enfocar toda la atención en la información visual, y segundo, para no dedicar ninguna atención al dibujo. Sólo debe dibujar lo que ve y no lo que sabe. Volver la cabeza es necesario porque el impulso de mirar el dibujo es casi irresistible al principio. Si dibujara usted en la posición normal, aún diciéndose «no pienso mirar», pronto estaría echando vistazos furtivos con la esquina del ojo.

Ya en posición girada, enfoque la mirada en alguna parte de su mano y perciba un borde. Al mismo tiempo, coloque la punta del lápiz sobre el papel, procurando no estar demasiado cerca de los bordes del mismo.

Muy lentamente, avanzando de milímetro en milímetro, recorra con la mirada el borde de su mano, observando cada minúscula variación u ondulación de la línea. Al mover el ojo mueva también el lápiz, con la misma lentitud, tratando de registrar las ligeras variaciones que la vista va encontrando en el borde. Tiene que convencerse de que la información procedente del objeto observado (su mano) es minuciosamente percibida por los ojos, y simultáneamente registrada por el lápiz, que registra todo lo que usted ve en cada momento.

No se vuelva para mirar el papel. Observe su mano y dibuje poco a poco los bordes que ve. Al mismo tiempo será consciente de la relación de ese contorno con la complicada configuración de contornos que es la mano entera. Puede entrar y salir de los contornos, pasar de uno a otro y volver otra vez al primero. No se preocupe por si el dibujo parecerá una mano. Probablemente no lo parecerá, porque no puede usted controlar las proporciones. Al reducir las percepciones a pequeños fragmentos cada vez, aprenderá a ver las cosas exactamente como son.

Procure que el movimiento del lápiz coincida exactamente con el movimiento del ojo. Quizás uno u otro trate de adelantarse, pero no permita que eso suceda. Tiene que registrar cada punto en el mismo instante en que lo ve. No se detenga: continúe a un ritmo lento y uniforme.

Se encontrará fascinado por la maravillosa complejidad de lo que ve, y sentirá que puede penetrar más y más en esa complejidad. Déjese llevar. No tiene nada que temer. El dibujo será un bello registro de sus profundas percepciones. Y no nos importa si parece o no una mano. Lo que queríamos era registrar las percepciones.

Parte del truco de este ejercicio está en aplacar el ego del dibujante y aplicar el silencio mental ;)


Recuerden siempre hacer estos ejercicios en un tiempo donde nadie los interrumpa y puedan dedicar toda su concentración en el proceso, de igual manera pueden aprovechar cualquier rato para realizarlos y en cualquier hoja. Un buen consejo es llevar con ustedes una libretita (como un Moleskine) cuando salgan a algún lado, para realizar este y otros ejercicios.


Contornos Modificado

Este ejercicio es igual al de Contornos Puros, pero con la diferencia de que podrán ver lo que van dibujando. Al realizar este ejercicio no muevan la cabeza, para no perder el ángulo con el que están observando su mano, ni tampoco muevan la mano. No olviden observar con detalle y tomen el tiempo que sea necesario, se sorprenderán de la cantidad de detalles que registrarán.


Otra cosa que deben de tomar en cuenta es que tienen que dejar a un lado los procesos constructivos de dibujo, esto es, no apliquen ninguna linea guía o estructura geométrica que les ayude a dibujar una mano o cualquier otro objeto, ¡simplemente observen con detalle!

Estos últimos dos ejercicios lo pueden aplicar con otros objetos que tengan a su alrededor, busquen sobretodo aquellos que sean mas complejos, observen y registren cada pequeño detalle, les aseguro que se divertirán mucho, además mejoraran su calidad de dibujo y apreciaran más el mundo que les rodea :D

Estudio de Óscar González Loyo y Susy Romero, durante la transmisión del programa de radio ¡Ka-Boom! Estudio por Katún Media.