Plática con el Maestro


Oscar Carreño

Hace poco tuve una plática con uno de los Maestros más importantes que me ha dado clases de dibujo y cómics, Óscar Carreño. Lo conocí en los talleres de cómics de la Facultad de Artes Visuales en el año de 1996, yo aún iba en secundaria y recuerdo bien que siempre batallé para mejorar en mi dibujo, pero él siempre me apoyo y me guió.

MANgaboy_by_cuervoscuro
32ª CJMC Area de dibujantes, foto tomada por Abraham Martínez

El año pasado lo reencontré en la 32ª Convención de Juegos de Mesa y Cómics, cuando yo empezaba a coordinar el Área de dibujantes de manera oficial, fue curioso toparnos de nuevo pues muchos recuerdos vinieron a mi, sobretodo de alguna vez que lo llegue a desesperar por lo latoso que soy, jejeje.

No fue sino hasta el fin de semana pasado que lo visité en su taller (aprovechando que afuera se pusieron Eva Cabrera y Renato Guerra en el corredor del Arte) que platicamos sobre lo que he estado haciendo en todos estos 13 años y técnicamente me dio una sermoneada (o serie de consejos, como él me decía) como normalmente le da un viejo maestro a su antiguo alumno que no lo ha visto despegar como a todos los demás de la generación, me recordó que cuando era su alumno peleaba con los compañeros sobre que yo haría cómics, insistía mucho en eso y que actualmente no he hecho gran cosa. Técnicamente toda la platica se centro en que debía de revisar mi discurso del porque quiero hacer cómics, si quería hacer llegar mensajes con este medio o quería hacer negocio con él, el objetivo era el mismo, vivir del cómic, solo que si lo piensas con lógica, solo una de estas decisiones es la “indicada” para vivir del cómic y ahí esta el problema, que pensar únicamente con lógica te hace buscar lo cómodo, lo inmediato y lo intrascendente, no digo que esto este mal, la verdad es que admiro a un montón de artistas del cómic e ilustración que actualmente viven de su profesión, cosa que hace 13 años se veía muy difícil y ahora es técnicamente fácil, pero mi objetivo no es ni lo fácil, ni lo intrascendente, pero para explicar bien el porque esto, tengo que contarles como es que llegue a esa conclusión.

Hace 13 años, cuando aun tomaba clases en los talleres de cómics, mis compañeros y yo vivíamos inspirados por nuestros maestros que en aquel entonces formaban Cygnus Cómics y publicaban “Ultrapato”, “Valiants” y “Lugo” junto con Producciones El Chango, desde entonces hemos intentado publicar nuestros cómics sin mucho éxito. En los grupos con los que estuve después también teníamos la ilusión de publicar cómics de la manera tradicional y aunque conocí a grandes artistas, nunca se pudo concretar ningún proyecto.

Estando en preparatoria vi la oportunidad de publicar un cómic en el periódico escolar, aplicando lo que había aprendido los años anteriores y descubriendo que si podía realizar cómics y agarrar velocidad en el trabajo. Este proyecto me dejo muchas satisfacciones, aprendizaje y vi que tenia un largo camino que me faltaba por recorrer, pero también me di cuenta que este lo hice nada mas por hacerlo, lo cual me hizo sentirlo plano.

Senshi² :: solo se publicaron dos números porque se cancelo el periódico escolar.

Al empezar la carrera en Artes Visuales, entre con el claro objetivo de formar un grupo de dibujantes para publicar cómics y ahí conocí a Rocío Pérez, Orlando Gutiérrez, Raúl García (que en realidad ya lo había visto en la preparatoria) y José Bocanegra.

 15
Izq a der: José Bocanegra, Roció Pérez (disfrazada), Raúl García y Norihiko Matsumoto. El fotógrafo es Orlando Gutiérrez (aka Stilogeno)

Con Rocío conocí a otros dibujantes que daban (algunos todavía dan) clases en la Casa de la Cultura y que poco tiempo después empezaron el proyecto “Lamigala”, una revista colectiva. Ellos nos dieron los primeros consejos para formar nuestro grupo y tratar de publicar, con lo que empezó el Studio Shizuku, pero no logramos mucho ya que nos faltaba mucha experiencia no solo para poder realizar un proyecto, si no también para ponernos de acuerdo en muchas cosas.

En esos años empecé a desarrollar una historia que me tenía mas clavado que la que hice en preparatoria, pues ya no lo hacía nomas por hacer, si no que quería transmitir algo con ella. Lamentablemente por falta de experiencia y recursos económicos no pude publicarla como es debido, pero aun tengo la intención de publicarlo.


Previews de “El Verdugo” realizado por mi y “ORUM” por Aracely Dávila. FlipBook publicado en el 2002 por Studio Shizuku, lo único que vio la luz.

Mantuve casi 7 años el grupo en existencia, con este me pulí en la realización de paginas de internet, aprendiendo lo indispensable que ahora es el medio electrónico para tener publicidad. Fuimos a 4 convenciones de cómics (19ª, 20ª y 23ª Convención de Juegos de Mesa y Cómics, además de la CRAJ realizada por el Tec de Monterrey) en donde llamamos mucho la atención, tuvimos muchos integrantes aunque no todos eran dibujantes, pero así como llegaron, se fueron.

115 0723
Studio Shizuku en las convenciones de Monterrey, en esta ultima foto, de izq a der:
Norihiko Matsumoto, Raúl García, Aracely Dávila y Orlando Gutiérrez.

Al final el grupo lo terminé, ya que no avanzábamos mas, de hecho de los pocos que quedábamos, era el único que aun le tenia FÉ a esto. Se puede decir que el problema principal radicaba en que éramos inexpertos en el negocio y por ello mucho de lo que intentábamos no resultaba como debía y si de por si este camino es difícil, ni que se diga con falta de experiencia y conocimientos en el campo, pero también faltaba algo más…

En el inter de todo esto yo estaba estudiando en Artes Visuales buscando la raíz artística de este medio, ese “algo más” que faltaba, pues sentía esto como muy plano, muchos me decían que debía de divertirme mas haciendo cómics que preocuparme por ello y sin embargo la “diversión” y el “amor al arte” parecían no ser razones suficientes para trabajar como es debido, esto no solo lo digo por mi, si no por muchos otros artistas en general que conozco que ahí apenas le echan ganas a esto.

 3101-182824
Alumnos y maestros de la Facultad de Artes Visuales con Fernando Botero

¿Para que sirven las Artes?, muchos dirían que no tienen una función especifica, solo que tiene propiedades de expresión y de comunicación, que la diferencia de categorizar una obra como “Arte” o no, es la cantidad de dinero que se puede cobrar por ello. Esto actualmente es una realidad, pero me parece que se a conceptualizado todo esto y por ello ahorita cualquier porquería se le puede llamar “Arte”. No es raro que nadie sepa para que sirve el Arte y de hecho a la mayoría ni le importa, sin embargo esto no quiere decir que el Arte no tenga una función especifica…


El Arte es el vehículo de las personas que ven mas allá y que pueden traer cambios a este mundo, el arte puede darse en todos los medios, no solo en dibujo, pintura, escultura, música, teatro, cine, cómic, etc., también en la ciencia, en la ingeniería, en la medicina, etc., por ende el Arte depende de la persona que tenga esta visión y que quiera usarla.

En lo personal siempre he tenido muy presente que todos tenemos una misión en la vida y uno se puede dar cuenta de cual es viendo alrededor, ¿qué es lo que ven?, ¿qué se necesita en este mundo para ser mejores personas?, ¿qué puedes hacer al respecto?, esto es lo que me cuestioné y sabiendo que el cómic anteriormente ha tenido un papel importante en los cambios culturales y sociales de otros países (Estados Unidos en los años 30’s y Japón después de la 2da guerra mundial), me di cuenta de lo que se podría lograr a través de este medio.

Hacer llegar un mensaje, definitivamente es la razón por la que quiero hacer cómic, porque este medio es masivo y utiliza dos lenguajes, el escrito y el visual. El consejo de Óscar Carreño fue que hiciera los cómics y los regalara, si esa es realmente mi intención, pero díganme ustedes, ¿a donde creen que me lleve eso?… ¡pues a tener que trabajar en otra cosa para sobrevivir!, lo cual reduciría mi tiempo de creación, volvería mediocre mi trabajo y por lo tanto los mensajes llegarían con ruido o de plano no llegarían.

Este medio es tanto arte como negocio y muchos creen que no se puede equilibrar estas dos partes, o es blanco o es negro, no ven que sea posible tonos intermedios… o más allá.


Hacer negocio con los cómics, buscando el beneficio propio, actualmente esta siendo mas posible que antes con el boom del webcómic, los cuales la gran mayoría son gratuitos y los artistas obtienen dinero de la venta de playeras, botones, juguetes y demás mercancía basado en sus personajes. Esta opción suena muy viable, pero como dije antes, es solo si buscas tu beneficio propio, sin embargo dentro de la idea de hacer llegar mensajes, el webcómic tiene una limitante y es que solo la gente que tiene acceso a la tecnología y tenga el interés de leer webcómics tendría acceso al mensaje, cuando el propósito es que el mensaje llegue a la mayor cantidad de personas posible y ante esto el medio impreso es el mas indicado (otro seria la televisión, pero por el momento es mas difícil entrar en ese medio que en el impreso) porque no requiere ninguna tecnología, tan solo que el lector sepa leer y a veces ni eso es necesario, la única cuestión es el precio del cómic y depende de como se produzca, pero ahorita hay cómics que son mas baratos que un six de cerveza o están al mismo precio que una cajetilla de cigarros.

Así que como ven, hacer llegar mensajes, en una sociedad donde el sistema económico no lo puedes hacer a un lado así como si nada, necesita obligatoriamente estar equilibrado con los negocios para hacerlo sustentable y así lograr el propósito, pero no es sencillo, ya que la situación actual en nuestro país (porque hablamos de que el mensaje llegue a la gente de nuestro país) requiere estar invirtiendo sin ganancia inmediata y tener aliados que le entren a esto mismo, cosa que es muy difícil ya que la gran mayoría esta viendo solo para si mismo y no los culpo, el barco se hunde y hay pocos salvavidas.



Es inevitable que, si queremos lograr tal propósito, solo podemos hacerlo de una forma y por mas difícil que sea esto no quiere decir que sea imposible, con trabajo, coordinación y disciplina se puede salir adelante, pero por sobretodo es necesario creer que si se puede, haciendo lo contrario cualquier proyecto se puede morir…


Óscar Carreño en una de sus exposiciones.

Regresando a lo que me decía el maestro Carreño, publicar cómics en México de la manera tradicional es muy difícil, me decía que esta manera era algo que ya estaba muerto y me daba estadísticas de Marvel y DC que los había empujado a irse al webcómic o cómic digital, así mismo el periódico de El Norte y el New York Times, y sin embargo hay que aclarar que la situación que se vive en otros países es distinto a nosotros, se dice que Estados Unidos esta adelantado por 50 años a nosotros y Japón 100 años sin importar lo globalizados que estemos actualmente. Ahora bien, algo que si esta de acuerdo es que lo impreso no va a desaparecer, solo que ahora se volverá como un producto para coleccionistas y es cierto que esto pasará… si se deja de producir de manera masiva, cuando bien el medio impreso y lo web podrían coexistir y apoyarse mutuamente manteniendo este equilibrio y todos saldríamos ganando.

Aquí el punto que él me señalaba es que su generación estuvo intentando esto por 15 años y no lograron despegar como era debido a pesar de los varios proyectos que han salido y si en ese tiempo no lo lograron, ya no lo iban a lograr, además de que las necesidades y obligaciones los fueron empujando a buscar el beneficio propio para salir adelante, sin dejar de insistir en la profesión que tanto les gusta.


Y es por eso que me recomendaba dejar de preocuparme tanto por el cómic y empezar a preocuparme por mi mismo.

DSC01182
Izq a der: Raúl Treviño, Alberto Carrera, René Córdova, Oscar Carreño, Yo, Jesús Antonio Hdz y Mario Alberto Romero.

Yo la verdad estoy muy agradecido con el maestro Carreño por el sermón (o consejos) que me dio ese día, pero yo soy muy terco cuando se que algo si se puede realizar y si esto logra despegar como es debido ¡que padre! y si no, pues ni modo, sabré aceptarlo y acoplarme a los demás si es necesario, pues tampoco estoy ignorante en cuanto a webcómic y e-cómic, ni siquiera la frustración seria tan fuerte como para que me afectara, digo, ya he pasado por bastantes frustraciones y cada vez las puedo manejar mejor.

Tal vez ustedes estén pensando que tengo todo el mundo en contra, pero no es así ya que tengo aliados que tienen los mismos ideales y hasta mas fuertes, tienen mas de 20 años luchando en este medio y no se rinden… si, estoy hablando de ¡Ka-Boom! Estudio, en quienes realmente pongo todas mis esperanzas para que esto salga adelante.


¡Ka-Boom! Estudio visitando Monterrey, en esta foto de izq a der: Francisco Solís (argumentista de Creaturas de la Noche y Siniestro, cazador de demonios), Aramiz Soberanes (Gerente de Comicastle Mty), Oscar González Loyo, Susy Romero, yo mero, Lalo Mendoza y Alex Palomares.

Yo a ellos los estoy apoyando con la distribución y promoción de Karmatrón y los Transformables del que estoy convencido que si podría generar la industria que tanto estamos buscando y esto no solo lo digo yo, lo dicen los revisteros que han visto el cómic tanto la era clásica, como la nueva era. Cada vez que veo sus trabajos, que escucho sus programas de radio, que tengo un cómic producido por ellos en las manos y que los leo por sus blogs, cada vez me convenzo mas que si se puede reactivar la industria del cómic en México y las dificultades o piedritas en el camino se me hacen mas insignificantes, pues la fuerza de ellos y sus aliados es tan grande que han generado cambios en áreas fuera del cómic, pero bien relacionadas.

En fin, como les mencione, realmente estoy agradecido con mi maestro Óscar Carreño por la platica de ese día, que me hizo tambalearme en su momento, pero ahora estoy reafirmado sobre mi ideal.

Y que conste que no creo que este mal lo que hacen los demás, realmente creo que van a tener éxito en lo que se están proponiendo, simplemente yo busco otra cosa y como bien dicen, el que persevera alcanza.

¡Gracias por leer!

Realidades difíciles de roer

Siempre es difícil darse cuenta o aceptar que no siempre la gente de alrededor sigue los mismos ideales de uno, que aunque uno ve el camino tan claro, los demás prefieren irse por otros caminos… que seguramente para ellos esta tan claro como el mío.

Es realmente desolador toparse con esta realidad, pero ni modo, así es esto y prefiero verlo como si mi camino se despejara de neblina… ahora puedo ver con mas claridad hacia donde debo de ir.

Esto supongo lo veo reflejado en mis actividades, pues últimamente ya no me he preocupado por buscar una “formula” que haga funcionar esta Industria del Cómic en México, de cierta forma creo que ya la encontré y por otro lado hay gente con mas experiencia que ya esta trabajando en esto. También he tenido mas tiempo para dibujar, que es al fin y al cabo, a lo que me quiero dedicar y si hay algo en que pueda aportar para el funcionamiento de esta Industria, ahí esta la Distribuidora que poco a poco va creciendo.

¿Y ahora que?… ¡chale!

Con todo y todo no puedo evitar sentirme algo frustrado por no tener muchos compañeros cercanos en esta batalla de generar una Industria, al menos no por el camino que yo llevo. Con esto no quiero decir que los demás estén mal, de hecho los trabajos de los demás y lo que quieren hacer esta muy padre y se que llegarán lejos, pero en cuanto al tema de “GENERAR INDUSTRIA” no están aportando gran cosa, de hecho creo que (de tener la intensión de aportar algo) se perderán mas en otras cosas, pero es la decisión de ellos y hay que respetarla.

Tampoco los culpo por no querer enfocarse al 100% en generar una industria aquí, como me comento una amiga “se corre el riesgo de morir de hambre y terminar haciendo otra cosa” y no todos están dispuestos a correr este riesgo (que la verdad, si le echan ganas, verdaderas ganas, esto no pasará), yo mismo a veces le pienso porque podría acabar siendo muy matado el trabajo para no acabar teniendo grandes resultados, pero si nadie empieza a trabajar por la industria, entonces… ¿cuando habrá una?

Hace 13 años, cuando estudiaba en talleres de cómics, los maestros decían “a nuestra generación nos toca levantar esta industria, tal vez a ustedes les toque disfrutarla en su apogeo.. o tal vez a los que les sigue” y me llenaba de ilusiones, pero con el tiempo algunos empezaron a irse por otros caminos y se ha perdido fuerza y entusiasmo… pero yo no pierdo mi objetivo de tener un medio sano en donde poder desarrollarme profesionalmente… ¡¡ EN MÉXICO !!, así que seguiré trabajando en esto.

Y ya… XD nomas estoy haciendo un berrinche, yo les deseo buena vibra a todos, independientemente del camino que quieran seguir.